News
Domingo de Pascua: Nuestra Ruptura Restaurada

21 de abril de 2019 – por Monseñor Mark J. Seitz

DESTROZADOS, APLASTADOS, ROTOS… Todas nuestras suposiciones, nuestros prejuicios, nuestras confusiones y desesperanzas, todos nuestros pecados dispersos por el suelo. Esparcidos como si una ametralladora hubiese explotado afuera de una tumba vacía.

Justo cuando creíamos que la vida se había terminado y que la maldad del mundo había consumido a su Creador… Justo cuando parecía que la dureza del corazón humano se imponía sobre la misericordia, la compasión y el perdón… En medio de la noche oscura del dolor, el Amor surgió y conquistó. La debilidad humana es sanada desde dentro.

Aquí, en la frontera entre Texas y Méjico, en un lugar llamado “El Paso”, día a día somos testigos locales del conflicto entre el amor y el odio, entre la solidaridad y la división, entre el acompañamiento y la soledad, entre la vida y la muerte.

Familias desplazadas huyen hacia nuestra frontera, escapando del caos producido por el perverso nexo entre pandillas de narcotraficantes y gobiernos corruptos. Así se embarcan en un viaje repleto de amenazas que les acompañan por todo Méjico. También se convierten en víctimas de abusos por parte de aquellos responsables de la seguridad de la frontera en los Estados Unidos. Uno podría claramente asumir que ellos, quienes son tratados como los desechos del mundo, llegan a nuestros hogares de acogida totalmente desolados y desesperanzados.

Pero no es el caso. Bajan de los buses del Departamento de Seguridad Interior (“Homeland Security”) con cautela, pero sin dejar de tener esperanza. Nosotros, los voluntarios, los ayudamos, pero su Fe es la que nos alienta. Nos piden que oremos y nos enseñan a hacerlo con confianza. Es esa confianza la que les permite continuar su largo camino.

Sí… pareciera que la depravación humana (la nuestra y la de los demás) es la que nos destroza. Pero al final, unidos a nuestros pobres hermanos y hermanas migrantes, damos testimonio: Cristo ha Resucitado, el pecado y la muerte han sido destruidos ¡Aleluya!

Monseñor Mark J. Seitz es Obispo desde el 2013 de la Diócesis de El Paso. En el año 2017 publicó su Carta Pastoral titulada “La Pena y la Aflicción Terminarán: Carta Pastoral sobre Migración para el Pueblo de Dios en la Diócesis de El Paso”.





Recent News

July 1, 2019 – More than 125 spiritual directors attended our Symposium for Ignatian Spiritual Directors last Thursday through Saturday at Fordham University. Thank you to everyone participated in this wonderful event!

June 13, 2019 – The Ignatian Volunteer Corps (IVC) in Baltimore is looking to hire a full-time director to manage and grow the regional office. IVC matches seasoned professionals with charities and nonprofits seeking skilled volunteers.

June 10, 2019 – In February, the Society of Jesus announced four Universal Apostolic Preferences. These Preferences—promoting discernment and the Spiritual Exercises, walking with the excluded, caring for our common home, and journeying with youth—will guide the global mission of the Jesuits for the next decade. While the Preferences are not exactly ranked, it seems appropriate that the Spiritual Exercises should come first.

June 6, 2019 – This month Pope Francis is asking us to pray for priests. "Let us be thankful for their example and testimony," said Pope Francis. "Let us pray that priests, through the modesty and humility of their lives, commit themselves actively, above all, to solidarity with those who are most poor."

May 10, 2019 — On May 7, Jean Vanier, the founder of L'Arche, passed away in Paris. He touched the heart of many, including several Canadian Jesuits.

May 7, 2019 – In his most recent monthly prayer video, Pope Francis spoke on his May intention: The Church in Africa. "Let us pray this month that the Church in Africa, through the commitment of its members, may be the seed of unity among her peoples and a sign of hope for this continent."

12 de Abril de 2019 — Este año celebré mi cumpleaños el mismo día que Silvia*, una mujer hospedada en nuestro hogar de acogida en Nogales, Sonora, Méjico. Cuando llegué al hogar, las paredes y las ventanas estaban adornadas con globos, pancartas y decoraciones. La Hermana Alicia, directora del hogar, distribuyó botellas de coca cola y un gran pastel de chocolate para compartir. Junto con las otras mujeres y niños, y también con un grupo que nos visitaba desde California, cantamos, nos reímos, jugamos y nos dimos abrazos de cumpleaños.

view all news

Search news


Jesuit Center for Spiritual Growth
The Jesuit Center in Wernersville, Penn., is a place of natural beauty, welcoming quiet and spiritual sustenance for those who seek peace within.